El Bosque de Ladrillos Rojos en el Norte de Europa

Lübeck situada en el norte de Alemania fue capital de la Liga Hanseática a la que describen como el ‘Bosque de Ladrillos Rojos’. Ciudad marinera donde sus monumentos más emblemáticos son ‘iglesias, almacenes de sal y otros edificios civiles’, todos ellos construidos con su característico ladrillo rojo, que se encuentran en los antiguos barrios de esta ciudad pintoresca bañada por los ríos Trave y Wakenitz.

Las potentes ciudades de la Liga Hanseáticas, asociación de ciudades del Báltico se unían por varios motivos, entre ellos el comercio, donde usaban el ladrillo rojo para construir ciudades prósperas y fantásticas.

En este artículo os detallamos algunas de las joyas imprescindibles de la ciudad de Lübeck.

 

El Histórico Ayuntamiento

 

Lübeck el Bosque de Ladrillos Rojos - AGTecno-3.6

Conjunto arquitectónico del Ayuntamiento fue construido el año 1.484 en el siglo XIII, situado en la Plaza del Mercado en pleno corazón de la ciudad.

Es un edificio peculiar con un tejado realmente interesante, dotado de arcos, soportales, con fachada de ladrillo de diversos estilos y pequeñas torres. En el consistorio resaltan sus ladrillos oscuros, se cuenta que fueron cocidos con una complicada mezcla de sangre de buey, ceniza y otros elementos secretos.

Este lugar fue reconocido por la UNESCO como centro histórico de Lübeck en el 1.987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

Las Iglesias y Catedral

Lübeck el Bosque de Ladrillos Rojos - AGTecno-3.7
El templo de Santa María es el tercero en tamaño del país gracias a las torres gemelas de su fachada que alcanzan los 128 metros (la nave de ladrillos mide 38,5 metros y está considerada la más alta del mundo), pero la mayor fama de esta iglesia considerada la más hermosas de ladrillo en estilo gótico, proviene de su vinculación a la música sacra y a sus conciertos de órgano.

Fue destruida en la Segunda Guerra Mundial, pero reconstruida en estilo gótico, y aunque ocupa la Plaza del Mercado y es el edificio más célebre de Lübeck, no es la catedral. Del Siglo XII, es reconstruida en 1.960, siendo de nuevo consagrada en 1973. Es un edificio imponte que domina cada esquina de la ciudad.

San Jacobo, es famosa por las cuatro pequeñas cúpulas esféricas en la torre. Es otra preciosa iglesia gótica de ladrillo, construida en el siglo XIV. No sufrió daños en la Segunda Guerra Mundial y está dedicada a los hombres del mar. Luego, Santa Catalina y San Giles. En primer caso con el espectacular coro, y la segunda es pequeña pero muy coqueta. Domina el barroco y renacimiento, y en donde el artista Tönniers Evers dejó su impronta.

La catedral está al final de la Breitestrasse, y además de su potente presencia, estilizadas torres, y su órgano restaurado, hay que fijarse en el enorme crucifijo del autor Bernt Notke.

 

Holstentor, la Torre de Lübeck (Puerta y Monasterio – Castillo)

Lübeck el Bosque de Ladrillos Rojos - AGTecno-3.4

La primera cita en Lübeck es la puerta de Holsten, el gran icono de la ciudad por ser la entrada del casco antiguo y el símbolo del poder de la antigua reina de la Liga Hanseática.

Este imponente edificio, con su potente torre de ladrillos, representa uno de los puntos más característicos de la ciudad y es un testimonio visible del poder que alcanzó la urbe.

Data del siglo XIII, y es uno de los monasterios más importantes de el norte de Alemania. Fue, aparte de monasterio, juzgado, prisión y ahora Centro Cultural.

 

Fuentes: Waves&Wind ABC Europa

Compartir

No hay comentarios

Deja un comentario: